martes, 5 de mayo de 2009

el componente de la comedia mexicana en lo ochentas.



En los ochentas se hizo enfasis en la llamada comedia ¨familiar¨. Programas y seríes que todos pudieran ver, comprender y seguir.

Esta consigna obligó a los escritores a ser ingeniosos. A plantear situaciones cotidianas y entretenidas.

No había diez albúres por minúto; estos estaban reservados para la cantina, para la conversación con los cuates, para la gente adulta. Todo tenía su hora y su lugar.

Es por ello que yo crecí con estas seríes; las veía de niño, me entretenían, y algo me decían a pesar de mi corta edad. Por eso resultán entrañables para mí.

Mi nana la tele escupía rayos catódicos a travez del cinescopio, que yo recibía complacido. Gente como Alejandro Suárez, el magazo Beto el boticario, Hector Suárez, Pompín Iglesias, María Victoría, Alfonso Sayas y su ¨tío¨Borolas, todos ellos eran figuras familiares para mi; más cercanos que algunos adultos que se decían mis parientes en las reuniones dominicales.

Por cuestiones laborales, no puedo publicar con la frecuencia que a mi me gustaría,y así celebrar todas estas seríes emblematicas (mexicanas y gringas); pero dentro de poco desfilaran por aquí esos personajes que cumplieron con su cometido de hacernos pasar un rato sano y agradable. Para todos ellos, larga vida a travez de las repeticiones y los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada