domingo, 26 de diciembre de 2010

Corre, GC, corre.



Los "brillantes"e ingeniosos publicistas que se sienten indispensables no son algo nuevo; ya en los ochentas los teníamos que padecer. Por ejemplo, mediante una "agresiva" campaña, el canal cinco-casa de nuestras amadas caricaturas- tuvo un cambió de imagen: jubilaron a un tal "super cinco"-un numero cinco con capa y botas rojas- y nos dieron un nuevo lema, "sigue la huella". Y de la nada un horrendo ser morado de peluche apareció cual hongo en el baño, al lado del sacrosanto Tío Gamboín. El pobre y viejo tío lo aguantó como pudo; y nosotros-sufridos televidentes ochenteros-hicimos lo mismo en la medida de lo posible. Según esta campaña las siglas G.C. correspondían a "Gato Cinco"-y no a "González Camarena", creador del moderno sistema de TV a color- , y "seguir la huella" era seguir la dichosa huella de este tal gato a lo largo de la barra infantil; y en la noche, cuando pasaban Magnum P.I., bajo el mismo lema felino las cosas supuestamente se ponían "salvajes e intensas", pues pasaban clips de nenas en bikini -de eso no podemos quejarnos-. Pero el colmo llegó cuando el tal "G.C." pasó a conducir sus propios programas, tal es el caso de "Corre, GC, corre".

Para las nuevas generaciones aclarar que a mitad de los años ochentas un juego de mesa llamado "Maratón", que consistía en preguntas de "conocimientos generales", se transformó en catarsis, pues parecía compensar nuestra deficiencia educativa; de tal suerte que el tío ingeniero podía humillar a los niños por que sabía la respuesta correcta del número atómico del cobre según la tabla periódica, o algo-no se inquieten, las tarjetitas del juego venían con opciones A, B, C,y D., y había también preguntas de "espectáculos": cosas sobre canciones de Daniela Romo, o Juan Gabriel, o quien era la malvada con parche en el ojo en la telenovela "Cuna de Lobos"-.

La meta del juego era "vencer a la ignorancia", una ficha negra que contaba en el juego, y que no representaba a persona física, sino a la falta de conocimientos conjunta de los participantes; por lo cual, ante una pregunta contestada incorrectamente se hacía avanzar la fichita negra. Y como el mentado juego era educativo, los papás nos dejaban jugar como enajenados y nos compraban las múltiples versiones y extensiones. Promoviendo el éxito de esta mamarrachada.

Y bueno, el dichoso programa de "Corre.GC, corre" era una adaptación del "Maratón" con Ginny Hoffman de chiquilladas como co-conductora. Los concursantes eran niños de diversas primarías que competían entre sí. Y el maldito gato GC no se callaba nunca; repitiendo ad nauseum aquello de Miaaauuuuu. -Argg!- Y se decía nuestro "primo" por que era protegido del tío Gamboín.

Por alguna razón, ver y comprobar la ignorancia o el conocimiento de los chamacos participantes era una especie de placer culposo.

PD: en una etapa tardía salió Ginnie Hoffman y entró Marichelo en sustitución; se cambiaron algunos aspectos de la mecánica del juego para hacerlo más dinámico. Pero el pinche GC continuó por ahi; y ahora hasta con "novia": la gatita "Gecy"-chale-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada